Seguidores

viernes, 2 de septiembre de 2011

El reto de los 30 libros - día uno

La consigna del día es: Uno que leyó de una sentada. 


Desireé, de Annemarie Selinko


Generalmente me leo casi todos los libros así. Muchas veces me he quedado sin dormir para terminar de leerme un libro que me parecía superinteresante que no me dejaba cerrarlo para continuar mañana.
Pero si tengo que elegir uno, uno solo... tengo el recuerdo vívido de "Desireé".
A ver si logro conseguir la portada en la web para subirla aquí. Es un libro muy viejo. El ejemplar que llegó a mis manos tenía al menos unos cincuenta años. Las páginas estaban totalmente amarillas y me lo habían regalado en una de esas limpiezas de "cosas que molestan" que los parientes hacen en su casa. Como todo mundo sabe que me fascinan los libros y que no me gusta que los tiren, siempre que eso pasa terminan en mis manos para que me los quede o los distribuya.
Desireé no me atrajo por la portada (es más, creo que no la tenía; al menos no la tiene el día de hoy...), nadie me había hablado del libro y solo ver que era un mamotreto de quichicientas páginas me asustó al principio, porque imaginé que un libro tan viejo no sería demasiado ágil de leer (horrible preconcepto, lo sé).



El día que lo abrí y me metí entre sus líneas, no hice más que leerlo o pensar en volver a leerlo en el instante en que por algún motivo tenía que soltarlo.
La historia de la primera novia de Napoleón (de eso se trata) que acaba luego siendo Desideria (toda una reina), me atrapó como pocas historias me han atrapado. Confieso que no tengo mucho gusto por las novelas y menos que menos por la historia. Soy fanática del lenguaje depurado y Desireé es una traducción del francés al castellano. Pero esta novela histórica escrita en forma de diario íntimo tiene un ritmo que engancha y lo mete a uno en la historia de Europa de un modo imperceptible.
En conclusión: noche sin dormir. Prometiéndome a mí misma que al fin del siguiente capítulo cerraba el libro para continuarlo al otro día, y diciendo lo mismo frente al siguiente capítulo comenzado. No la leí: me la comí.
Luego, he vuelto a leerla unas cuatro o cinco veces, con el mismo efecto. Y siempre me ha vuelto a gustar.
En tanto escribía esto, el google iba haciendo su búsqueda. Así que aquí debajo les dejo la información (de la protagonista real, y del libro), por si a alguien le da curiosidad y se decide a leerlo.


Desireé Clary, la persona real en Wikipedia


Las pasiones e intrigas de la corte de Napoleón Bonaparte vividas por Désirée, hija de un comerciante de sedas de Marsella. Se convirtió en el primer amor de Napoleón, aunque su destino final no iba a ser Francia, sino la corona de Suecia.Bernardine Eugénie Désirée Clary, conocida como Désirée, nos descubre a través de su diario la apasionante relación que mantuvo con dos de los hombres más poderosos del momento en Europa: Napoleón Bonaparte y Jean Baptiste Bernadotte, futuro rey de Suecia.A lo largo de toda su vida se aprecia como Désirée ha sido muy marcada por sus orígenes sencillos y como tendrá que hacer frente a ellos para poder estar a la altura de su destino. 

4 comentarios:

Susana Sussmann dijo...

Ése va a ser el libro que me vas a prestar cuando (algún día) vaya a pasar unos días de visita en tu casa. :-)

Kokolito dijo...

Tienes dos premios en mi blog!. En las entradas:"Más emociones..." Y "Va de premios..."
Muchos besos.

Anónimo dijo...

Hola Amiga, a ver que busco en la Web sobre ese libro, se ve interesante....
Besos Yule

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Plop de Rafael Pinedo

Archivo del blog